La importancia de las palabras

a) el término matrimonio.
El otro día, el que espero que sea Jefe de la Oposición, D. Mariano Rajoy, en declaraciones al período derechista “El Mundo”, por fin se quitó la careta y dijo lo que pensaba sobre nuestros derechos y más en concreto, sobre la reforma del código civil que ha permitido contraer matrimonio a lesbianas y gays.

Bueno, en realidad la reforma del código civil permite contraer matrimonio a personas del mismo sexo, los gays y las lesbianas se han casado a lo largo de la historia: la derecha podría dar muchísimos ejemplos, algunos, más o menos recientes (seguro que se os vienen a la cabeza). Un viejo refrán castellano bien dice que “no hay peor cuña que la de la misma madera”.

Decía el Sr. Rajoy, en resumen, que no le gusta la denominación “matrimonio” y que la reforma de la Ley que él propondría, a expensas de lo que dictamine el Tribunal Constitucional (al que por cierto, su Partido ha pretendido manipular hasta la náusea) se limitaría a un cambio en la denominación. Personalmente, no me creo nada, pero siempre es bueno tener conocimientos históricos y recordarle a este representante de la extrema derecha clerical algunos hechos incontestables.

Así, la única forma de matrimonio hasta hace relativamente poco era la canónica, es decir, fuera de la Iglesia no había unión matrimonial posible. Cuando se produjo la legalización de matrimonios civiles al margen del vínculo eclesiástico (siglo XIX y principios del XX, dependiendo de los países) la Iglesia protestó argumentando que “matrimonio” era sólo una unión eclesial y que una unión civil no podía tener ese nombre. Ahora parece que ya les parece bien que la unión civil de dos personas al margen de confesiones religiosas se llame con el término utilizado por la Iglesia durante siglos: matrimonio.

Por lo tanto, el concepto de matrimonio ha cambiado a lo largo del tiempo, en contra de lo que dicen.

Por lo demás, considero innegociable este término ya que la utilización de cualquier otro supondría una merma jurídica y porque nuestras uniones son tan respetables como las heterosexuales y si se basan en los mismos principios jurídicos y morales, deben tener la misma denominación.

Decía también el Sr. Rajoy en esa entrevista que sólo en tres países se usa el termino matrimonio para nuestras uniones: Señor Rajoy, por una puñetera vez en nuestra vida much@s nos hemos he sentido orgull@s de ser españoles, de pertenecer a una sociedad que viniendo de la noche más lúgubre y de la dictadura más fanática ha sido capaz de evolucionar y de ser conocida precisamente por su modernidad y tolerancia (y no gracias a su partido). Prefiero que el ordenamiento jurídico español se parezca al de Holanda y no al de Polonia o al de Arabia Saudita.

No creo que el Sr. Rajoy eche de menos los tiempos de la ley de peligrosidad social, que tan bien se le daba aplicar al fundador de su partido, D. Manuel Fraga, persona que en cualquier otro país estaría excluido de la vida política por su participación en la dictadura criminal. Y tenemos que soportar que el “Presidente Fundador” nos insulte en recientes declaraciones….. “manda carallo”, como dirían en su tierra…… En fin, no sigo por aquí que me “enciendo”.
b) Sobre las agresiones verbales de la derecha contra el colectivo LGTB

Como digo en el encabezado de estas reflexiones, las palabras son importantes y el Partido Popular es el principal responsable de que en estos últimos tiempos hayamos sufrido ataques verbales intolerables, bien perpetrados por algunos de sus militantes y responsables políticos o por su orquesta mediática (COPE a la cabeza, seguido del facherío periodístico y mediático).

El Partido Popular es el responsable de que se hayan comparado nuestras uniones con las de los animales, que se nos compare con frutas, que se insulte a nuestros hijos, etc…. El Partido Popular, ha abierto la veda y el resultado está siendo que continuamente en la COPE, los Obispos, el Foro de la Familia y demás grupos afines a dicho partido, nos estén indultando de manera intolerable, llamándonos enfermos cuando menos y cuando más, pedófilos y delincuentes …..

Muchos pensábamos que este lenguaje estaba en vías de desaparecer y sin embargo, este partido que pretende gobernarnos es, como he dicho, el principal responsable de los ataques que estamos sufriendo. Gracias al PP los que tenemos más edad hemos recordado el lenguaje de los tiempos en que la única televisión existente (la pública) hacía bromas de sarasas y era de buen tono menospreciar a cualquier diferente. Gracias al PP estamos viviendo la versión cutre del “cuéntame como pasó”.

Nosotros, como somos más respetuosos que ellos, nos abstenemos de decir lo que opinamos de su forma de vida. A mi personalmente tener 37 hijos, follar sin goma sólo para procrear, educar a los niños sólo en unos determinados valores o pertenecer a seudo sectas puede ser una manera de estar enfermo, pero muy muy enfermo. Pero, en todo caso, como son personas adultas, que vivan como les dé la gana: yo sólo les reclamo exactamente el mismo trato, sobre todo porque pago los mismos impuestos. Que piensen de mí lo que les de la gana pero que se metan la lengua exactamente donde les quepa.

En resumen, estamos ante una ofensiva verbal no ya contra nuestros derechos sino contra nuestra forma de vida, contra nuestra propia esencia como personas y esto es intolerable.

¿Alguien se imagina a un responsable político diciendo que los negros son inferiores o que tienen menos intelecto? Además de falso, sería gravísimo. Pues bien, eso es, más o menos, lo que están diciendo de nosotros sin que hasta la fecha dispongamos de todos los instrumentos legales para protegernos. Somos un colectivo social e históricamente perseguido, asesinado, encerrado en guetos, torturado, privado del derecho a la felicidad personal, etc…..

Nuestra responsabilidad como gays, lesbianas y transexuales socialistas es que las urnas se llenen de votos socialistas y de progreso. Somos, posiblemente, el colectivo social que más se juega en estas elecciones. Nuestro partido, contra el pasado odioso que representa el PP, propone futuro, convivencia, respeto y justicia. La elaboración de una ley integral para fomentar nuestra igualdad social será un paso tan decisivo como lo ha sido la modificación del Código Civil.

Nuestro Partido, a diferencia de la derecha, sabe cumplir lo prometido y sabe hacer avanzar a este país. España es también nuestra.

Luis Sánchez

Anuncios

6 thoughts on “La importancia de las palabras

  1. Joaquín dice:

    Hola, Luis. La verdad es que conozco este blog por un compañero mío pero no te conozco personalmente. Argumentación, a mi modesto entender, bien construida, sólida y, personalmente para mí lo más importante, poniendo los puntos sobre las íes. Si visitas mi blog verás que no solo Rajoy se halla en estas posiciones sino también Dolors Nadal, candidata del PP por Cataluña. Es sencillamente inadmisible el mantenimiento de estas posiciones que describes en medios afines e insoportable la ambigüedad cuando hacen declaraciones oficiales del propio partido. Si queréis ver mi entrada con esto que te comentaba: jjoaquinpi.wordpress.com.

    Un abrazo y ánimo,
    Joaquín

  2. acartier dice:

    Yo de verdad, ya no sé si es que las barbaridades que dicen las piensan o es que como se tienen que oponer a todo, no piensan en que se oponen y simplemente lo critican, con tal de decir que ZP es malo malo malo y sus votantes vamos a ir al infierno…
    Esperemos que el 9M las urnas reflejen que los insultos, las descalificaciones y las barbaridades no se convierten en votos.

  3. Ferran dice:

    Cuando Rajoy dijo que lo único quye le molesta es el nombre de MATRIMONIO, pensé de inmediato que el problema no puede ser sólo el nombre, sino la institución jurídica. La Reforma del Código Civil, como muy bien dices, sólo modificó los artículos en los que decía “hombre y mujer” para sustituirlo por “dos personas”.
    Si quieren cambiarle el nombre tendrán que deshacer la reforma e inventarse una nueva institución añadiendo artículos al Código Civil.
    ¿Qué nombres podrían ponerlea la nueva institución? ¿Se os ocurre alguno? Porque ellos no lo han dicho, pero barrunto que alguno ya estará pensando en HOMOMONIO, el GAILESMONIO o alguna otra patochada de estas.
    Os recuerdo que en los Convenios Colectivos, por ejemplo, se conceden al trabajador 15 días de fiesta en caso de matrimonio. Si a alguno se le ocurriese contraer HOMOMONIO, no podria disfrutarlo. Al menos, hasta que no se modifique el Convenio. Y esto es un sólo ejemplo.

  4. Claudia dice:

    Hola Luis,

    yo not soy de nacionalidad espanola y lo tanto no podre votar pero apoyo ZP, sus ideas y acciones. Aunque no pueda contribuir con mi voto tengo fe’ en que la mayoria vote para que el pais donde he elegido vivir siga representando libertad.
    Gracais por escribir.

    Saludos
    Claudia

  5. Chus Greciet dice:

    Bueno, siguiendo el pensamiento marianesco, las mujeres no podrán tener “patri-monio”.

    Es otra idea “genial” de Rajoy. Tan genial como el contrato para inmigrantes o la ampliación de la responsabilidad penal a los chavales de entre 12 y 14 años (donde dice “genial” poner “ultraderechista”).

    Luego va la ultraderecha europea y dicen que se muestran orgullosos del PP.

    El domingo 9 les damos 4 añitos más de reflexión, a ver si así se lo piensan.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s