Yo no voy a casa Parrondo

La popular Sidrería madrileña Casa Parrondo, echó mezquinamente y utilizando los más bajos insultos a unas chicas por Lesbianas, simplemente por besarse en público. No permitamos que la homofobia prospere, excluyamos a los homófobos de la sociedad.

Mientras tengamos entre nosotros a personajes como Nicolás Parrondo, no bastan las leyes que reconocen la igualdad, además, los ciudadanos hemos de unirnos y decir un “No” claro a la homofobia, no entrando a sus negocios y denunciándolos en todos los medios que estén en nuestras manos.

La noticia en el País: “Este bar no es para vosotras”

Encontrar sitio en la sidrería Casa Parrondo, a dos pasos de la plaza de Callao, es harto difícil. El lugar está siempre a rebosar y su dueño, Nicolás Parrondo, es conocido en Madrid, además de por sus tapas, por su bigote quijotesco. Por eso A. V., de 28 años, y B. C., de 35 años, eligieron la sidrería la noche del pasado martes para tomar unas cañas. Despedían a Ann, una amiga de ambas, que se iba a Suiza. Pero en menos de media hora, y al grito de “¡basura, este bar no es para vosotras!”, el dueño las echó, según aseguran. “Lo único que hicimos fue darnos un beso”, dice A. V. Parrondo las acusa de exhibir un pecho y consumir estupefacientes.

“Estábamos sentadas la una frente a la otra, pero como me caía sidra cada vez que alguien usaba el escanciador, me senté al lado de Ann”, cuenta A. V., tres días después de lo ocurrido. Fue entonces cuando la mujer suiza, que la tenía cogida por la cintura, la besó en la mejilla, primero, y en la boca, después. “Pero fue sólo un pico”, repite, junto a B. C., su novia. Ann había sido pareja de A. V.

Entonces, siempre según su versión, se acercó un camarero y les pidió que dejaran de besarse, que el local era “para consumir y no para esas cosas”. Ellas decidieron acabarse las cañas y la botella de sidra e irse, pero antes pidieron la hoja de reclamaciones. “Nos dijeron que no tenían y, ante mi insistencia, nos quitaron las consumiciones, que aún no habíamos acabado, y nos dijeron que nos fuéramos de malos modos”, asegura A. V. Como seguía reclamando la hoja, salió el dueño y supuestamente empezó a chillar: “¡Fuera de aquí! ¡Guarras! ¡Basura! ¡Éste no es un sitio para vosotras!”.

B. C., que llegó al local donde la esperaban A. V. y Ann con la pelea ya montada, entró y pidió de nuevo la hoja de reclamaciones, que también le negaron. “Le dije que estaba en mi derecho y que no me iba a mover hasta que me la dieran”. A lo que Parrondo, según B. C., respondió: “Tú no tienes ningún derecho, puta. Lo que te pasa es que no has conocido nunca una buena polla”. Parrondo lo niega.

Dos testigos, que no tienen ninguna relación ni con las mujeres, ni con el dueño de la sidrería, aseguran que el hombre las echó del bar por lesbianas. “Fue indignante. Les dijo todo tipo de insultos, que eran unas asquerosas, unas guarras, que eran basura…”, explica Esther Casado, de 35 años. Cuenta que Parrondo “se encaró con ellas, con la cara pegada a una de las chicas” y les chilló. “Fue una situación muy desagradable e injusta, por eso me fui”, añade.

Jesús Aranda, granadino de 30 años, había ido con unos familiares a tomar algo. “Un camarero les retiró la bebida de la mesa y les dijo que el local no era para ellas”, recuerda. Según él, una de las chicas insultó también a Parrondo: “Le llamó facha y me parece totalmente justificado, porque el hombre hasta les levantó la mano”. Asegura que en ningún momento de la discusión Parrondo hizo referencia a que estuvieran consumiendo drogas en el local.

Pero el dueño de la sidrería se acoge a otra versión. “Se sacaron una teta. Por eso les pedí que se fueran”, repite. “[La sidrería] es mi casa y se tienen que respetar unas normas”, insiste. Para demostrar que no fue una cuestión de discriminación sexual esgrime que “una vez” tuvo un “camarero maricón, que era muy bueno”. Y vuelve sobre la idea del pecho descubierto.

Pero cuando se le sugiere que es poco improbable que alguien hiciera eso en un local público, atestado, añade otro motivo: “¡Fumaban porros!”. Al conocer que A. V. y B. C. fuman tabaco sin filtro, que se tiene que liar, pero que no contiene drogas, añade otro más: “¡Y cocaína! ¡Me dejaron la tapa del lavabo llena de droga!”. Las dos mujeres niegan rotundamente que consuman drogas.

A B. C. y A. V., pareja desde hace tres años, jamás les había pasado nada parecido. Habían ido antes a Casa Parrondo y no habían tenido problemas. El martes tuvieron que llamar a la Policía Municipal para conseguir la hoja de reclamaciones. Según una portavoz del local, ése es el proceder normal: “No las damos hasta que viene la policía porque si no, imagínate, pondrían reclamaciones por cualquier cosa”. La Ley de Espectáculos Públicos de 1997 obliga a los locales a entregar la hoja de reclamaciones en el momento en que se pida. Y sin recurrir a la Policía Municipal.

Anuncios

21 thoughts on “Yo no voy a casa Parrondo

  1. fernando says:

    Observo injustamente en diversos lugares el apaleamiento al que se le esta llevando a este local,y en concreto a su dueño,en mi vida he ido a este local en unas 10 o 12 ocasiones y nunca he visto ningun problema semejante,es mas el dueño se preocupa por que los clientes esten a gusto,la atencion es como digo esmerada y los productos de primera categoria.
    No entrare a juzgar una situacion que no he visto,pero me resulta dificil de creer a tenor de lo comentado.
    En este caso como en muchos otros quizas pese mas las envidias generadas que otros factores.
    Con todo dire que no me creo que las sacaran del local por un pico tal y como esta el mundo a dia de hoy,si asi fuera,estaria mal,si por el contrario se sacaron un pecho como se comenta,bien estan en sus casas.
    No entremos a juzgar sin conocer….

  2. Raúl Pleguezuelo says:

    “si por el contrario se sacaron un pecho como se comenta,bien están en sus casas.”

    Amigo Fernando supongo que no dirías lo mismo si a ti o a tu pareja os llamasen “guarro o guarra” por daros un beso, supongo que también sacarías pecho.

  3. fernando says:

    Claro Raul,supongo que si,pero desconozco si eso paso como se dice,l¿o has visto tu?,¿te lo han contado?,sinceramente pienso que hoy dia por un pequeño beso no echan a nadie de ningun sitio y que seguramente existan mas cosas en el asunto,cosas que no creo que tu ni yo sabemos de primera mano.
    No quisiera sembrar un debate infructuoso solamente muestro mi desconfianza en la veracidad de la noticia.
    Yo nunca me he sacado un pecho ni nada semejante en un lugar publico,pero desde luego no me parecera mal si me echan a la calle.
    Espero no ofender a nadie con esto pero pienso asi.

  4. jose says:

    Fernando, el facha parrondo seguro que te ha tratado perfectamente, seguro que ha tratado muy bien a todos los presuntos heterosexuales que han pasado por alli hasta que se encontró a la primera pareja homosexual. A los fachas ni agua, y espero que cualquier persona sensata y demócrata ni se le ocurra pasarse por allí.

    Por cierto, el nudismo está permitido en cualquier lugar público, no puedes echar a nadie por enseñar una teta……

  5. fernando says:

    Buenas Jose.

    Gracias por el comentario de caracter legal añadido,el cual desconocia y supongo que
    no sea asi,o al menos sera una ley matizada.
    Se me hace raro imaginarme a gente desnuda por la calle,por las tiendas,en los trabajos,en los bares,iglesias,etc…
    Desde luego a mi trabajo no puedes ir desnudo según su convenio (y es una empresa pública),independientemente de que tengas razon,que no lo discuto, no todas las leyes
    son plausibles (pena de muerte,,etc…).Si ,no se dan en este pais pero si en otros perfectamente “democraticos”.

    Por otra parte desconozco el significado de ser “facha”,y en un momento dado cada uno podrá ser lo que quiera,sin ofender claro…

    Insisto,no partamos de premisas inciertas o sin demostrar,porque este hombre sera muchas cosas…o no…. y no usemos por favor,el difama que algo queda.

    De mi y seguramente de ti,(lo supongo,no te conozco), se podria decir muchas cosas y hacer daño a nuestra imagen inmerecidamente.

  6. Juanjo says:

    Yo pienso que la libertad de las personas, termina donde empieza la de los demás. Por tanto, me parece tan legítimo que las personas homosexuales tengan derecho a disfrutar de su relación en público, como que las personas que consideran que esa conducta atenta contra sus valores morales, disfruten de espacios libres de este tipo de conductas.
    Y casa Parrondo es uno de esos sitios. Una familia de moral tradicional sabe qué tipo de conductas no se va a encontrar allí. También considero legítimo que haya quien considere que en esas circunstancias, no es ese el lugar en el que desea tomarse unas sidras.
    En cuanto al suceso que ha originado todo esto, no se si el Sr Parrondo habrá actuado de una manera totalmente correcta, pero también es cierto que no solo la ley debe regir nuestra conducta. ¿Qué hay de la educación, o de la ética? Ya no es cuestión de que fueran homosexuales. Seguramente si se tratase de una pareja heterosexual, habría un punto en el que también habría terminado llamandoles la atención.
    Termino como he empezado, recuerden que la tolerancia no es solo una actitud de la pueden ser objeto.

  7. S.Paje says:

    Buenos días a todos:

    A mi me da la sensación que realmente no ha ocurrido ni lo que cuenta la pareja ni lo que cuenta Parrondo, será una mezcolanza de ambas versiones. Lo que si está claro es que el dueño del local goza de derecho de admisión y, como ocurre en muchos locales nocturnos por ejemplo, si no te dejan entrar por algún tipo de requisito pues a aguantarse (puedes poner tu hoja de reclamaciones y se acabó) y te vas a otro que otra cosa no habrá en España pero bares nos sobran. Con esto no defiendo ni apoyo la actitud de Parrondo, que quede claro, si realmante ocurrio lo que dice la pareja es denunciable el trato pero no el hecho de que no acepte a una determinada persona/s en su establecimiento, independientemente de las condiciones que ha de cumplir o no para permitirle el acceso. Por último, quisiera hacer mención a la respuesta de Raúl Pleguezuelo al comentario de Fernando: la demagogia déjasela a los políticos, que con ellos tenemos suficiente, e intenta hacer críticas constructivas sobre todo si haces referencia directa a otro comentario. Un saludo.

  8. B.C. says:

    Hubiera sido todo un señor de haber contado la verdad: que nos echó del local por lesbianas. Pero no, se ha escudado en una vil mentira, tanta vergüenza le debe dar lo que hizo. Me pregunto qué pensarán de él sus empleados, que presenciaron lo que pasó y, sin embargo le oyen contar algo que no tiene nada que ver. Tenemos la conciencia muy tranquila. Nosotras llamamos a la policía ¿Lo hubiéramos hecho si estuviésemos drogándonos? ¿Por qué Parrondo no le dijo a la policía nada de drogas? ¿Por qué no les llevó al baño a que olieran a porro? Muy sencillo: la historia de la teta y las drogas se le ocurrió un par de días después, cuándo supo que iba a salir en El País, donde no hubiera quedado nada bien contar la verdad. Parece mentira que un tipo tan grande tenga tan pocas agallas. Por suerte hay varios testigos que no tienen nada que ver ni con él ni con nosotras, y unas docenas de personas que abandonaron el bar diciendo que nunca volverán a un sitio donde tratan así a la gente.

  9. fernando says:

    Buenas B.C.

    Parece que tu eres una de las implicadas.

    Quizas pudieras contarnos de primera mano lo que realmente paso,hay 2 versiones bastantes distintas,verdaderamente estaria interesado en conocerlo de tu boca.Quiza,quien sabe podremos saber algun dia la version personal del dueño del local,en principio no dudare de tus palabras,(dios me libre),pero insisto en que parece
    demasiado exagerado que “solo por un beso” os echaran del local.Como te digo,yo he estado en varias ocasiones en el local y nunca me he sentido mal por ninguna causa ni nunca he visto escena similar a la expuesta.Una pregunta,¿la gente del bar dio la cara por ti?.

  10. B.C. says:

    Fernando: de mi boca oirías lo mismo que has leído, porque es lo que hay. Si te parece raro que Parrondo actue tan desmesuradamente por algo tan nimio, te invito a que leas lo que dicen de él en la red muchísimos clientesque han soportado sus modales antes que nosotras. Las malas crítacas abundan sobre las buenas. Por cierto, te invito también a que charles un rato con la propietaria del bar de enfrente. Es una mujer de unos 55/60 años a la que también agredió (y no sólo verbalmente) hace tiempo. ¡Ya es casualidad que el pobre Parrondo vaya de bronca en bronca! Será que la tenemos tomada con él. Que sepas que se ha liado él solito porque nosotras estábamos respetando su derecho a no querernos en su local, que para éso es suyo. Nos levantamos para irnos, sin más, sin jaleos, no sin antes pedir la hoja de raclamaciones a la cuál todo cliente tiene derecho (lleve o no razón, éso ya lo decide consumo). Y es entonces cuando nos la niega y, ante nuestra insistencia nos insulta y nos dice que, o nos vamos por nuestro propio pie o nos echa a ostias. Se hubiera ahorrado todo este jaleo si hubiera hecho las cosas bien desde el principio. Allá él. Como te digo nosotras tenemos testigos que nos dieron sus tlf sin pedírselos y nos animaron a denunciar. Nadie se puso de su lado, de echo el local se quedó vacío de gente indignada que dijo que nunca volverá. Pobre Parrondo, todo el mundo en su contra. ¿Será un complot?

  11. fernando says:

    Estimada B.C.:

    Ante las distintas versiones aportadas he decidido escuchar las dos partes implicadas.Tambien he visto las imagenes de la besada del pasado jueves.
    El pasado sabado fui a casa Parrondo y al pasar por tercera vez por mi lado le aborde y le dije ser reportero de un pequeño diario regional,y me interese por su versión,
    con la misma rotundidad que tu volvio a defender la suya,ademas me comento que el pasado jueves los de la manifestacion insultaron a los que entraban y tambien a los asturianos.
    Con todo le dije si aceptaria una reunion contigo a lo cual acepto,asi que te invito a que acudas conmigo al local cuando tu puedas,de no querer ir a ese sitio tambien podriamos quedar en otro bar o en otro lugar publico,supongo que escuchando a los dos juntos podamos saber lo que realmente ha pasado en este lastimoso suceso.
    Tu diras la mejor forma de contactar.

  12. B.C. says:

    Fernando, lo de que te contó su versión me hace gracia…¿cuál de ellas?
    -En El País dice que nos sacamos una teta y fumamos porros y tomamos coca.
    -Días después, en La Voz de Asturias añade al tema de la teta que además una se la chupaba a la otra.
    -El pasado viernes, En noticias de La Sexta no dice nada de teta ni drogas, sino que una puso la pierna sobre la otra y se nos vieron “nuestras partes” y que fué por eso que nos llamó la atención. Ah! otra novedad: toddo ésto lo ha montado la competencia, je!

    Sus declaraciones están grabadas, no me lo invento…Y ahora piensa: ¿Te parecen lógicas tantas versiones variables en tan poco tiempo? A cualquier persona sensata le harían sospechar, ¿no? Sólo le falta decir, como irónicamente he oído por ahí, que también pegamos una paliza a una niña de tres años…
    Por otro lado no entiendo tus ganas de carearnos. Puestos a ser incrédulos, lo seguirás siendo, incluso si un tribunal nos da la razón…De momento me he limitado a exponer razones sensatas, si ésto no es suficiente, tú mismo…Y te remito de nuevo a lo que te escribí hace días: “Nosotras llamamos a la policía ¿Lo hubiéramos hecho si estuviésemos drogándonos, dándole a él la posibilidad de denunciarnos? ¿Por qué Parrondo no le dijo a la policía nada de drogas? ¿Por qué no les llevó al baño a que olieran a porro? ” Estos días dice que enseñanos la entrepierna. ¿Por qué no lo dijo en sus primeras declaraciones? ¿por qué ahora no dice ni mu de drogas? Debe ser muy olvidadizo, o es que hicimos tantas cosas, que el pobre no tiene memoria para recordar tanta afrenta. Por suerte hay varios testigos que no tienen nada que ver ni con él ni con nosotras, testigos que han hablado en los medios. ¿Donde están sus testigos? No quiero ofenderte, Fernando, pero me parece cándido de tu parte que, ante lo que te expongo razonadamente, sigas dudando, o, al menos no encuentres que la versión parronda huele a chamusquina…Agradezco tu invitación, pero el único careo va a ser ante un tribunal porque, como te comentaba, tenemos la conciencia muy, pero que muy tranquila.

  13. fernando says:

    No te preocupes B.C. supuse que no no te atraeria la idea.
    En la conversacion con este hombre no vi mayores rasgos que me hiciesen dudar de el,por otra parte tampoco tu me transmites ninguna duda en tu narrativa,de lo que no tengo dudas es de que a él si lo tuve enfrente,lo que parece claro es que alguien miente descaradamente,de ser el,la justicia lo dira,gracias a dios funciona bastante bien,pero de ser tu,¿quien asumira las perdidas?,las perdidas de clientes y quien sabe si tambien perdida de puestos de trabajo,este hombre ya esta juzgado y segun creo martirizado e insultado los jueves por la tarde,en este caso,no creo que pase nada,pero te imaginas que pasaria a un chico que tenga el bar desde hace poco tiempo,quizas seria el fracaso del negocio y su ruina.
    Sea como fuere el caso,es decir,aunque tu tengas mil veces la razon,el dueño del bar no merece tanta pena como la que se le intenta afligir,de ninguna manera,todo el mundo puede cometer errores,(yo a diario),e incluso puede ver mal una u otras conductas,(quizas influenciados por la educacion,por la costumbre,o por lo que quieras…)con todo no tienen menos derecho que nadie a tener y mantener sus creencias,y es que somos capaces de perdonar a uno mismo lo indecible y tambien a nuestros cercanos,pero no somos tan flexibles al juzgar al otro,(este razonamiento puede ser bidireccional),lo que parece claro es que todo el mundo tiene una idea de las cosas.

  14. comentarin says:

    Vivo orgulloso de muchas cosas, pero sobre todo de ser gay (no por nacer gay, que viene dado, sino por decidir vivir mi vida con dignidad y coherencia con respecto a lo que soy, frente a la adversidad de quienes me juzgan por serlo y se sentirían más cómodos si no supieran que existo o al menos qué soy) y de ser asturiano (esta sí, por haber nacido en Asturias y amar mi tierra desde el exilio laboral que me llevó a Madrid). Por eso, cuando leo historias como la de Casa Parrondo, donde se echa con insultos a un grupo de lesbianas por darse un beso, me siento doblemente herido como gay y como asturiano.

    Normalmente, cuando leo historias sobre ataques homofóbicos en las que hay dos versiones, soy bastante reticente. Por regla general tiendo a creer más a las víctimas, pero en los tiempos que vivimos uno no puede ya fiarse ni de los suyos, y aunque efectivamente suelen ser las víctimas quienes tienen razón, siempre hay algún listo que intenta disfrazar de discriminación lo que no lo es. En esta ocasión, tengo que creer a las chicas agredidas.

    La versión de las chicas está clara: dos de ellas se dieron un pequeño beso en los labios (“un pico”) y al poco un camarero las “invitó” a irse. Cuando se negaron, el dueño del local las quiso echar con insultos como “guarras”, “basura” y “este no es un sitio para vosotras”. Cuando pidieron la hoja de reclamaciones, se les respondió con un “tú no tienes ningún derecho, puta” y un “lo que pasa es que no has conocido nunca una buena polla”. Hasta que tuvo que llegar la policía, porque ellas se negaban a irse sin dejar constancia en la hoja de reclamaciones.

    La versión de Parrondo es que él no es homófobo, porque “una vez tuve un camarero maricón, que era muy bueno” (supongo que era bueno porque nunca le vió besarse con nadie, el concepto de bondad es muy subjetivo), que una de ellas se sacó una teta y que además se estaban drogando con porros y cocaina (“me dejaron la tapa del lavabo llena de droga”).

    El problema es que el local estaba lleno de gente, que pudo acreditar perfectamente lo que decían las chicas, pero nada de lo que decía Parrondo, lo cual es bastante lógico porque la versión de Parrondo es insostenible.

    Al margen de lo poco gay friendly que es argumentar “una vez tuve un camarero maricón” cuando te acusan de homofobia, está claro que si alguna chica se hubiera sacado una teta lo habría visto más gente aparte de Parrondo. Pero nadie lo vió. Lo de los porros, es discutible, según las chicas una de ellas fuma tabaco de liar, que a veces se confunde con un porro en la apariencia, pero desde luego no en el olor, y es más que probable que Parrondo se equivocara al respecto dado el poco conocimiento sobre drogas que tiene al hablar sobre la cocaína.

    Según Parrondo, las chicas se estaban drogando con cocaína porque le dejaron la tapa del lavabo llena de droga. Veamos… cualquiera que haya visto a alguien drogándose, ya sea en la vida real, en una película, o en CSI, sabe que cuando alguien se droga con cocaína no quedan restos salvo que se examine en laboratorio. Drogarse es carísimo y la gente no deja una tapa de lavabo “llena de droga”. Aparte, que la cocaína se esnifa, y si quieres esnifar algo no lo haces sobre la tapa de un lavabo en el servicio de un bar, la postura sería poco higiénica y bastante incómoda.

    Aparte, si Parrondo las echaba por drogarse, era de imaginar que al menos una de ellas tenía drogas. Así que cuando llegó la policía, Parrondo lo hubiera tenido tan sencillo como decir que las echaba por drogarse, que tenían drogas y que legalmente estaba obligado a expulsar a quien consumiera drogas en su local, de manera que la policía hubiera hecho un sencillo registro, hubiera encontrado las drogas, y fin de la historia. Pero no, la versión de las drogas salió luego cuando no coló su versión de “esta es mi casa y en mi casa no permito esas cosas”.

    Yo estuve varias veces en Casa Parrondo, es un destino obligado cuando quieres enseñar a tus amigos las delicias de unos buenos chorizos a la sidra, y puedo asegurar que allí ví a muchas parejas (heterosexuales, eso sí) dándose besos con toda la naturalidad del mundo, como pasa en prácticamente todos los sitios de ocio del mundo, incluyendo cines, parques de atracciones, discotecas y hasta el Metro. El problema para Parrondo no es que le molestara que una pareja que se diera un beso: el problema es que esa pareja era de lesbianas. Si alguien se preguntaba por qué este año el lema de la marcha del Orgullo LGTB era por la visibilidad de las lesbianas, ya tiene una respuesta.

    Como ya he dicho, hoy mi orgullo se siente doblemente herido, por gay y por asturiano. La respuesta es agredir ahora, en justa reciprocidad, el orgullo homófobo de Parrondo donde más le duele: una besada colectiva en las puertas de “su casa”.

  15. fernando says:

    La justa reciprocidad no la elige uno mismo,ademas en justa reciprocidad podriais quemar el bar o matar a todos los que estan dentro,uno por homófobo,(lo dices tu,aun esta por demostrar),y los demas por ir a un bar con un dueño de esa calaña.

    Esas palabras parecen florecer desde la venganza hacia un hombre al que como tu dices visitabas con asiduidad,no por un acto un hombre pasa de ser bueno a malo,ni de malo a bueno,seguro que tu mismo has hecho cosas,cuando menos censurables,y
    seguro que has salido impune,eso si,ahora nos erigimos en justicieros ante cualquier causa,es de entender,(y no lo defiendo ni lo comparto),que el señor Parrondo provenga de una familia normal de la Asturias profunda,como tu sabras ,hasta no hace mucho por aquellas tierras y como dicen los Berrones…”nun puen ver un maricon”…,no querremos pretender que lo que muchos de nuestros propios familiares no entienden lo entiendan personas ajenas a nosotros,ya te digo,este mundo no es perfecto.

    Se pretende ,(y cito tus palabras),” agredir donde mas le duele”por un acto como digo por demostrar,ademas si acaso,Parrondo tendra un castigo legal,(como digo,todo esta aun por demostrar)pero no se merece ningun otro,y mucho menos tuyo.Si hasta los mayores asesinos tienen un juicio,no menos se merece este caso,como decia,este hombre ya esta prejuzgado por mucha gente y seguro que ni el 0.005 por ciento de ella es juez.

    Siento,si con mis palabras ofendo a alguien pero creo que la marabunta en ocasiones confunde la razon de la verdad con la razon de la cantidad.Seamos sensatos.

  16. maría says:

    Soy una de las 3 mujeres lesbianas a las que ayer jueves 24 de julio agredieron tanto fisica como verbalmente Parrondo y un amigo de esos valientes que se atreve a pegar a mujeres pero no a aguantar el tipo tras su arriesgada acción a que llegue la policía.

    Os envío los dos enlaces de las dos personas que estaban conmigo, acudiremos al COGAM, iremos a juicio, a los medios de comunicación o a donde haga falta para que actos violentos, cobardes, discriminatorios y homófobos tengan consecuencias:
    http://www.fotolog.com/de_o
    http://www.fotolog.com/camison

    Un saludo,
    María

  17. Teleny says:

    Menudo es el Nicolás Parrondo, la fama le precede. Sino que se lo pregunten a sus empleados (los que tiene y los que ha echado) y por supuesto por su chuleria y ser un fachoso de cuidado. Todos a boicotear ese establecimiento, no se puede permitir algo asi en los tiempos que estamos. Con los xenofobos, homofobos , fascistas e intransigentes ni un paso atrás, que luego pasa lo que pasa.

  18. Teleny says:

    María: conozco bien al personaje que os empuja en el video el “amigo” de Parrondo, menudo elemento es (poco cerebro y talantes fascistas) al igual que su amigo.

    1. Tomas Turbado says:

      Conozco de pasada al pseudo-periodista este de que se llama Fernando. Y es un chaval asturiano neofacha que acaba de salir de su pueblo. Si bien es cierto que es buena persona, su opinion en estos temas contrasta con su amplia formación como ingeniero.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s