Exposición de Jorge Brown González (Acto Reivindicación Víctimas de la Homofobia)

Jorge William Brown González (Madrid 1970-2003) de madre española y padre inglés, murió el 6 de mayo de 2003 de una sobredosis tras sufrir 33 años de homofóbia ininterrumpida por parte de su propia familia. El principal drama fue que el propio Jorge acabó asimilando esa homofóbia y su empeño por ser “normal”, por rechazar su homosexualidad como algo malo y de declararse como mucho “bisexual” acabó arrojándolo en los brazos de la drogodependencia.

La cainita actitud de sus padres (especialmente su madre, una extremista católica inflexible hasta el último momento sin rastro de compasión) hizo el resto paseándole por un martirio de centros de desintoxicación (la mayoría religiosos) que le privó de la oportunidad de vivir la vida.
Sobre estos centros a los que arrastró la inflexible fe religiosa de la madre, quiero destacar un pasaje de su libro “El silencio hecho palabra” que gracias al esfuerzo (y continuo enfrentamiento con su hermana, la madre de Jorge) de su tía Sofía Pereira, ha visto la luz en la editorial Obelisco:

Era un centro religioso de rehabilitación para toxicomanos,en algún lugar de Trevel. La terapia consistía en trabajar el cuerpo y despertar la fe perdida en un Dios cristiano y católico. La libertad de poder elegir quedaba eliminada, Sólo habia un Dios para cada uno de nosotros, y siempre era el mismo. Tres veces al día, antes de cada comída, se bendecía la mesa y se rezaba el Padre Nuestro y el Ave María […] Me niego a admitir […] la idea que nos contaban los Hermanos en el Centro acerca del infierno y de las fuerzas satánicas. Según ellos, el demonio actuaba a través de la música que todos habíamos escuchado en las discotecas. Decían que eran mensajes subliminales que arrastraban a la juventud a la droga, a lo satánico, al suicidio, al sexo…
(El silencio hecho palabra, pg. 139)

Pero lo peor es lo que cuenta en unas páginas más adelante:

Al día siguiente seguía queriéndome hacer daño. No soportaba aquel lugar. Nos decían que teníamos el demonio dentro, y yo no podía aguantar el dolor y la angustia. Pensaba que la única manera de salir de allí era fracturandome algo. Así que me tiré por las escaleras. Había unas escaleras bastante altas de madera. Subí hasta arriba y me dejé caer. Tuve la gran suerte de no romperme nada. Conseguí que me pusieran bajo vigilancia las 24 horas, y aún así, un día me tiré por un terraplen que estaba lleno de cristales, pero tampoco me ocurrió nada.
(El silencio hecho palabra, pg. 139)

La iglesia no pierde oportunidad de adoctrinar para robar el dinero de los más débiles. Como sabemos, un drogadicto desesperado por rehabilitarse es un claro ejemplo de libre albedrío. Y, sobre todo, ofreciéndoles la perspectiva de ese mundo de odio y de hipocresía en el que la religión católica cree (tú abusa de los menores y luego condena la homosexualidad y la pedofília que tú mismo practicas, et ego te absolvo in nomine…), ¿cómo no se van a sentir alentados estos infelices a abandonar el mundo del miedo con cualquier medio de evasión? Con semejante asco de vida en perspectiva, ¿quién no iba a querer evadirse de ese mundo cristiano lleno de ódio, mentiras y repulsa, aunque el precio fuese la muerte?

Esta continua labor de erosión por parte de su madre y de su familia de clase alta, acabó destruyendo la autoestima de Jorge y le llevó a sentir una profunda homofóbia internalizada desde que se enamoró a los 18 años de otro chico por primera vez. Como explica en otra parte del libro, en sus continuos intentos por hacerle entender a su madre su sufrimiento:

Curiosamente, cuando tuve mi primera relación sexual con un hombre, empecé a usar drogas porque lógicamente estaba atemorizado de haber cometido un pecado mortal. La falta de comunicación en casa no ayudó, y, poco a poco, toda esa culpabilidad fue creciendo, y las drogas eran lo que me ayudaba a tapar mi culpa y me hacían olvidar. Pero ahora estoy empezando a aceptar lo que soy, y lo que quiero, y no voy a dejar que una religión arruine mi vida como ha arruinado la de tantos otros.
(El silencio hecho palabra, pg. 240)

Más claro agua. Pero su sentimiento de culpa, autodesprecio y homofóbia internalizada se repite a lo largo del libro (y si tenemos en cuenta que la madre ha ejercido una feroz censura sobre los textos que su tía podía publicar, imaginaremos que lo peor no está siquiera publicado).

Mi homosexualidad me hizo despreciarme mucho y sentir asco hacia mí.
(El silencio hecho palabra, pg. 64)

Me siento culpable por mis tendencias sexuales.
(El silencio hecho palabra, pg. 85)

Unas páginas más adelante cuenta un episodio terrible y devastador. estando internado en un centro de Inglaterra se enamoró de su compañero de cuarto, Richard, y empezaron una relación sexual a escondidas pues estaban prohibidas por el centro. Cuando les descubrieron fueron llamados al despacho del director:

Jamás durante la hora y media que estuvimos reunidos con él, salió de su boca la palabra homosexual. En realidad ese era el verdadero problema de Richard, su negación ante sus necesidades sexuales; negación que yo le notaba a lo largo de los días. […] Cuando aparecieron los padres de Richard noté un escalofrío al sentirme observado con esa frialdad rencorosa tan típicamente inhumana. Yo era a sus ojos un criminal que había estado a punto de matar a su hijo. […] Lo que ellos no sabían es que era su excesiva protección, unida a la vulnerable sensibilidad de Richard, lo que haría que una fría noche de invierno apareciese muerto desangrado por los cortes rabiosos de una cuchilla de afeitar.
(El silencio hecho palabra, pg. 110)

Este episodio es uno más de la continua homofóbia que fue erosionando su deseo de vivir y finalmente asimiló como propia.

Muchas veces me siento asqueado de mi sexualidad, de mi cuerpo, de mi forma de ser. No acabo de aceptar nada acerca de mí.
(El silencio hecho palabra, pg. 153)

Yo soy víctima de un rechazo que me puso en el camino de la muerte. Lo llaman ‘Morir de Amor’. Ahora, con veintisiete años, creo poco en el amor, y es esto lo que me está matando.
(El silencio hecho palabra, pg. 180)

También entre otras cosas que hacen sufrir a mi madre, está el que yo soy homosexual. Aquí empieza a complicarse todo, pues durante el mejor y peor periodo de mi existencia, fue cuando conocí a Paola, la mujer que rompió todos mis esquemas, y que me hizo dudar seriamente sobre mis problemas de alcoba. Decidí entonces considerarme abiertamente bisexual.
(El silencio hecho palabra, pg. 187)

Durante todo el libro a parece un doloroso esfuerzo (influido por la madre) por convertir a Paola en un amor mucho más importante de lo que realmente fue y obviar que no había atracción sexual sino una amistad forzada. Como delata sin darse cuenta en una entrada más adelante:

Estoy harto […] de los prejuicios por ser homosexual y de tener que soportar el rechazo de muchos seres ignorantes. […] de las religiones, […] de no poder amar a quien yo quiero, [que no es Paola por mucho que le gustase a su madre] de que esté mal visto besar a otro hombre en la calle, de que me den una paliza por ser ‘marica’.
(El silencio hecho palabra, pg. 189)

Uso drogas porque la vergüenza de ser tan diferente a lo que mis padres esperaban de mí estan grande, que la heroina me hace olvidar vuestros juicios, los de la sociedad, y los míos.
(El silencio hecho palabra, pg. 238)

Querida madre: […] Me gustaría hablar de todo contigo y que aceptases la homosexualidad como algo hermoso y natural. Tu desprecio por ello me hace daño, pero no quiero permitirme que me hagas daño con tus opiniones reprobatorias, por lo tanto, mejor no hablemos de ese tema.
(El silencio hecho palabra, pg. 255)

Querida madre: […] Me encantaría llevar a un amigo con naturalidad y sin culpabilidad, y como hacen mis hermanos con sus novias, me encantaría compartir eso con vosotros, pero si no puede ser, tendrá que ser a escondidas, o sencillamente no poner tras los ojos algo que te haría sufrir, que también lo puedo comprender. Mamá, por favor, no vuelvas a decirme que me pervirtieron. Eso me hace sufrir y a ti también. No fui un niño violado. Nadie abusó de mí.
(El silencio hecho palabra, pg. 258)

El próximo martes, 23 de septiembre, se inaugurará a las 19.00 horas en el Centro Cultural Nicolás Salmerón, una exposición con sus pinturas.

Su tía Sofía quiere de esta forma rendirle un homenaje y cumplir uno de los máximos sueños de Jorge. Hace tres días su madre cambió toda la exposición que Sofía cuidadosamente asesorada por un amigo pintor homosexual, había ordenado.La finalidad de la madre de Jorge es darle más protagonismo a Paola y recalcar así la heterosexualidad de su hijo.

(Fuente: Blog de Shangay Lili)

Anuncios

23 thoughts on “Exposición de Jorge Brown González (Acto Reivindicación Víctimas de la Homofobia)

  1. R Brown dice:

    Soy el hermano de Jorge , muchas de las cosas que dice este articulo no son ciertas, tanto nosotros los hermanos como mis padres siempre aceptamos la homosexualidad de Jorge, con respecto a mis padres por supuesto que deberieron tener momentos muy dificiles en aceptar que su hijo fuese homosexual, pero finalmente lo aceptaron.
    Ademas Jorge era absolutamente bisexual, tuvo una novia, Simona una Italiana guapisima, con la que estuvo saliendo mucho tiempo, mi hermano ” al cual sigo queriendo muchisimo” era un extremista en todas las facetas de su vida. Mi madre nunca ha sido una catolica extrema, es cierto que debido a la adiccion de mi hermano, ella tambien se fue a un extremo, se fue al extremo de el catolicismo, pero mas que nada buscando algun tipo de proteccion y sosiego ante la dificil situacion de tener que vivir y convivir con un hijo con dicho problema. Mi hermano Jorge en su etapa de drogadicto activo, lo hizo pasar muy mal, muy mal a mis padres y de rebote a sus hermanos.
    Mi familia no es ni mucho menos de clase alta como dice el articulo, eramos una familia de clase media, mi padre como periodista ha trabajado muchas horas, para sacarnos adelante. La adiccion de mi hermano se llevo, todos los ahorros de mis padres, ha estado en centros de recuperacion que costaban hasta 1millon de pesetas de aquella epoca (6.000,00€).
    A mi hermano le aceptamos desde el principio en su bisexsualidad, en su dependencia, desde el cariño y el respeto de una familia que quiere a su hijo y a su hermano.
    Todo lo demas sobra, por que el ya no esta aqui.

  2. Raúl Pleguezuelo dice:

    Hola Roberto, ante todo agradecer tu exposición del caso. Queremos a la vez que entiendas que desde aquí nos hemos basado en el libro y notas dejadas por tu hermano.
    Nos parece positiva la aclaración por tu parte.
    Un cordial saludo.

  3. Sofía Pereira dice:

    Hola amigos: Ayer vino una persona a la exposición representando a vuestro grupo y cuando quise dedicarle un rato y agradecerle muy sinceramente su presencia en la exposición de mi sobrino Jorge Brown, vi que había desaparecido muy discretamente.
    Quiero agradecerle desde aquí su presencia y su apoyo a Jorge.
    Un saludo para todos

  4. Manuel dice:

    Hola Sofía. Soy Manuel, miembro del grupo LGTB del PSM, que estuvo en la exposición de tu sobrino. Quería agradecerte muy sinceramente el trato que me disteis así como la exposición en si misma. Llega muy adentro. Es una exposición hecha y realizada con el corazón de aquellos que adorabais a una persona como Jorge. Parece mentira como uno puede salir de esa sala conociendo a Jorge como si fuera un amigo de toda la vida. Habéis hecho una combinación perfecta entre sus maravillosas pinturas, intimistas, con cientos de significados, y sus escritos, palabras que fluían de una persona rota que no sabía cómo enfrentarse a sus miedos y debilidades. Mi desaparición discreta, como bien defines, se produjo debido al clima familiar que se creo en dicha exposición. Un clima familiar de recuerdo a una persona especial como era Jorge. Sofia, desde nuestro grupo hemos realizado toda la publicidad que hemos podido para que la gente visitará la exposición de Jorge, espero que haya sido todo un exito y, si necesitas algo por nuestra parte, aquí nos tienes. Un besazo.

  5. Raquel Duva dice:

    Hola a todos! me llamo Raquel, soy periodista de Cuatro tv y hace unos dias estuve en la exposicion de Jorge Brown para hacer un reportaje. He de decir que desde el principio su obra me sorprendió. Sus cuadros me llegaron directos al corazón. Esos colores y formas me fascinaron, conectaron con una parte de mi interior y mucho más, cuando empecé a descifrar la historia y el significado de este valioso legado.

    Afortunadamente tuve la oportunidad de hablar con Maribel (la madre de Jorge) y con su tía Sofía. Me parecieron dos personas maravillosas, luchadoras, con ilusión por sacar adelante el sueño de un ser querido.

    Por eso, después de leer El silencio hecho palabra he de decir que me parece una obra magnífica, no sólo por cómo está escrita sino por lo que se refleja entre sus líneas. Jorge sabía que tenía talento , que podría tener exito y queria ser reconocido…El decia que era diferente, quería ser original pero esto se convirtió en su mayor enemigo en la vida, en una contradicción.

    Ahora debemos sacar un mensaje de esta obra postuma, darle valor y hacer que sirva para que otros como él no desperdicien su futuro. La inseguridad y el miedo a no ser perfecto llevaron a Jorge a la desesperación, la ocultacion y el silencio, a la mentira, las drogas, la soledad y la muerte …No permitamos que mientras unos hablan de libertad, democracia y tolerancia otros sigamos sintiendonos rechazados, porque somos diferentes, originales, abiertos de mente, a veces extremos, rebeldes con y sin causas, homosexuales, drogadictos …pero al fin y al cabo, humanos.

    Jorge perdurara para siempre gracias al esfuerzo de su familia y eso hay que reconocerlo. Desde aquí quiero mandar un saludo a Sofía y Maribel y decirles que desde ahora cuentan con todo el apoyo de los que, sin haber conocido a Jorge, ahora tambien le quieren.

    Un abrazo muy fuerte. Raquel

  6. mauro muñiz dice:

    he leido el libro de Jorge.Yo lo conocí muy superficialmente cuando tenía 18 años.Un muchacho bellisimo,culto y con una gran sensibilidad y perfectamente bien educado.Que lástima,que lástima que por una falta absoluta de aceptación sexual se pueda llegar a hacer la vida de un ser humano tan miserable.Jorge no era bisexual,era sencillamente sexual como losomos todos los seres humanos,las etiquetas,los adjetivos vienen dados por unos intereses delesnazbles que se amparan en unas religiones institunalizadas con residencia en el Vaticano.Que pena de madre cuando se de cuenta de que su fé,la causa de la pérdida de un hijo maravilloso de una forma tan terrible para él,solo ha sido por una causa absolutamente mercantilista.Pido a Dios,al Dios de todos,que ese descubrimiento sea para ella,en vez de un sufrimiento una apertura para entender que todo lo que ocurre,todo lo creado es obra de Dios,y por eso mismo nada está sometido al prejuicio de ninguna iglesia,ni ningún credo.A las personas hay que mirarlas de cintura para arriba,no al revés.Y nadie tiene derecho a destrozar la vida de nadie por la forma de ejercer su sexualidad.

  7. Satur dice:

    Siento un profundo respeto por las personas que luchan por salir de las adicciones. He conocido a toxicomanos desde mi posicion de Psicólogo Clínico, chicos creativos, intgeligentes, sensibles, conocedores de su problema, pero con la impotencia para controlarlo. Las drogas quitan la libertad, incluso a personas como jorge.
    Las puertas de entrada en ese enorme problema en el caso de Jorge, basndome unicamente en el libro biografico no creo que sea la homosexualidad egodistónica de la que hablan arriba.
    Un cordial saludo para todos y mis respetos para su familia.

    1. Mónica dice:

      Buen dia. No pude evitar leer que es psicologo. . . ahora le consulto, un adicto a las drogas, si acepta su problema de adicción, se podria salir de eso?

  8. Sofía Pereira dice:

    Estoy de acuerdo con Satur en que la homosexualidad no fue el único ingrediente que impulsó a Jorge a refugiarse en las drogas. Un ser humano es un increible compendio de muchos y complicados elementos.

    Yo creo en la individualidad que trata de abrirse un camino personal a través de la gran maraña de herencias, educación, manipulaciones, cultura, posición social y más etcéteras. Y quizás fue por ahí donde comenzó a fallar su historia (y la de muchos otros). El mundo no es un lugar que potencie las libertades. La mayoría venimos con defectos de cuna que datan de generaciones y generaciones que tienden a repetir patrones de conducta. Se potencia demasiado el “adaptarse al medio, el no romper moldes, la uniformidad social”. Todo esto hace que los que dirigen el cotarro se sientan más seguros. Corderitos manejados por hilos invisibles. Y estamos tan ciegos que seguimos manteniendo, de padres a hijos, los mismos esquemas.

    Quizás Jorge quiso romper la cadena, pero le faltaron las fuerzas y, al no poder encajar en una sociedad demasiado enmarcada, se refugió en la gran evasión emocional, mental, imaginativa y espiritual que le proporcionaron las drogas. Esto en un comienzo, porque bien claro comenta en su libro como poco a poco le fueron también esclavizando y adueñándose de cada gota de su sangre.

    Pero esa energía que fue Jorge, sigue ahora impulsando lo que constituye su herencia: El silencio hecho palabra, la historia de su vida que puede ayudar a tantos otros que están ahora recorriendo ese peligroso sendero que solo lleva a la autodestrucción.

    Sofía Pereira

    Sofía Pereira

  9. Sofía Pereira dice:

    Por cierto, Mauro. Me encantaría que me comentases (si no te importa) cómo conociste a Jorge y todo lo que recuerdes de él. Estamos pensando en crear un blog con sus escritos, cuadros, fotos…, y en el que la gente pueda comentar lo que la lectura de su libro le haya aportado, o incluso gente que le haya conocido como es tu caso y que desee contar cosas sobre él..
    Me gustó mucho lo que dices sobre el sexo. Nada de letreros ni encasillamientos. Jorge sólo era Jorge. ¡Mas que suficiente!

    Sofía Pereira
    aifospereira@yahoo.es

  10. Mario Alberto Rosa dice:

    Buenas tardes. Querría expresar mi más sincera admiración por la obra de Jorge, al menos la escitra, ya que por desgracia no he tenido la ocasión de asistir a ninguna exposición. Después de leer EL SILENCIO HECHO PALABRA me he quedado prendado de su presonalidad, de su naturalidad para afrontar muchas situaciones, de la mente tan abierta que poseia, pero sobre todo el hecho que más llama la atención es el gran nivel de consciencia que refleja en sus escritos paraq transmitir por todo lo que estaba pasando. Sencillamente Genial. Me identifico con él en abndantes pasajes, ya que la crítica social que realiza sutilmente es alucinante, los razonamientos que expresa es de una persona con mucha cultura. La lástima es que muchos titulares lo presentan como “un joven drogadicto que murió de sobredosis” pero creo que es totalmente injusto con lo que fue Jorge. Un abrazo a su tia Sofía, ánimo para seguir con la difusión de laobra de tu sobrino. Ciao

  11. ROEL GARCIA dice:

    Jorge era un ser único, extraordinario. Reconozco el amor que sentí después de leer sus diarios. Era como si alguien me hubiera hablado al oído, durante horas… y me hubiera dibujado su alma en un papel para que no pudiera dejar de mirarla.

    Es un ser único, no sólo por ser artista, bohemio, creador, sino por su capacidad para sentir. Esa capacidad que también le sirvió para hacerse grandes heridas, hasta el final de su vida.

    Jorge tiene esa capacidad de hablarnos, aunque no esté.

    Lo consigue gracias a su voz, que habla desde sus líneas, que habla en su pintura. Nos cuenta que sufrió, que en el fondo nadie le conoció. Nos cuenta que era un ser incomprendido, tal vez, incluso, ni si quiera él sabía quién tenía delante del espejo.

    La droga es una evasión, es una huída, lenta y agónica para evitar mirar de frente. La droga es la que consigue silenciar la miseria que nadie quiere ver. Algunos lo consiguen con hipocreía, indignidad, maquiavelismo, jorge, simplemente necesitó la evasión.

    Creo que era homosexual. Y eso, aunque la sociedad nos haya vendido un mundo feliz, DUELE!
    ¿Qué hace un niño así en un colegio tremendamente dictatorial?

    Dejemos de creer que vivimos en un mundo rosa aceptado, para pensar que respetan lo “rosa” porque da dinero.

    Ser Homosexual es en parte, conlleva un camino lleno de injusticias, un camino de justificaciones, de excusas, de perdones fuera de tiempo, ¿ahora quieren desenterrar a Lorca?, de noches en blanco, de noches en silencio, de noches en las que no puedes expresar lo que sientes… de adejetivos como “vicioso” “promiscuo” “degenerado” “moderno” “peluquero”…
    siempre que oigo algo así, digo… ¿Alguien se ha preguntado quién coño llena todos prostíbulos de carretera?

    Leyendo a Jorge fue como si volviera a creer en muchas cosas que había olvidado. Dejar que su voz se apague sería una nueva injusticia. POrque lo que dice es bello y desgarrador. ¡PORQUE GRITA contra los modelos que aprisionan y encorsetan! Porque nadie se merece una vida así.

    No busquemos culpables. Esa bastalla está perdida antes de comenzar. ¿Quién tuvo la culpa en la muerte de Jorge?

    Sería demasiado facil apuntar… mejor hagamos de Jorge un ser que renace en cada lectura. Un ejemplo para los que todavía juegan con las drogas, una lección para los que están metidos en la tortura de la adicción…

    Tengo la suerte de trabajar al lado de personas como Jorge, y sólo puedo decir, que el día que leí sus cartas lloraron. Recuerdos sus manos, alguna llenas de frío y de huellas de la calle, escribiendo el título del libro… quería leerlo.

    Seguro que encontraran una historia de amor.
    Yo tuve la mía y la guardo para el resto de mi vida.

  12. azahara 1ªb dice:

    hola, a todos, me llamo azahara tengo 18 años, y desde k vi a sofia pereira en la television, quise comprarme el libro pero hasta el dia de ayer no pude ya que estaba agotado. Me gustaria ver la esposicion de este escultor de la palabra, ya que tambien seria un buenisimo pintor, yo vivo en valencia y me gustaria saber si la exposicion va ir recorriendo ciudades, y si es asi poder ir a verla.
    Muchas gracias, por una obra tan maravillosa, una pena no averlo conocido en persona, pero si lo e podido conocer atraves de este libro…muchas gracias de nuevo

  13. Sofía Pereira dice:

    Hola Azahara:

    Gracias por compartir tu experiencia con el libro de Jorge. Me encanta eso que dices de “escultor de la palabra”. Seguro que tienes alma de artista.
    De momento sólo ha habido una exposición. No sé si mas adelante su familia (madre y hermanos) querrán mover el tema y hacer más cosas. Ojalá lo hagan porque merece mucho la pena.
    En cualquier caso, hay un posible proyecto de blog en el que se incluirían fotos de cuadros, fotos de Jorge, textos escritos, etc, y en el que podríais participar con vuestros comentarios y experiencias.
    Un abrazo

    Sofía Pereira

  14. Guillermo Villar dice:

    Me llamo Guillermo Villar, fui compañero de curso, quinta del 70 de Jorge (Jorgi le deciamos cariñosamente) del colegio KS. Hace una semana nos reunimos para reencontrarnos con nuestra infancia que tan buenos recuerdos nos han dejado. Decir que fue entonces cuando me enteré del fallecimiento de Jorge y no sé porqué no dejo de pensar en ello. Intento acordarme de detalles, recuerdos, no se me va de la cabeza. Leo estractos de su libro y lo cierto es que se me escapan algunas lágrimas, no puedo continuar. Piensas en que lo conocíste, fuiste a cumpleaños con el, compartiste aula, recreos… y que no has hecho nada, ¿cómo ha podido ser?. En fín nos falta uno del KS del 70 y es como si nos hubieran arrancado un pedazo de algo en nuestro interior después de 25 años.
    Un abrazo Jorgi, no te olvidamos.

  15. veronica Antia dice:

    Yo creo que Jorge no necesitaba rehabilitacion sino mas atencion de su familia a veces erramos creyendo que alejandoles cuando tienen este tipo de problemas de drogas les estamos haciendo un favor y no siempre es asi en este caso no fue asi en una parte de el documental de la 2 vi a su madre leyendo un fragmento de una carta q le escribio Jorge donde le pedia ayuda calor humano lo senti tanto por el nose me quedo helada al recordar aquellas palabras que alguna voz pedia tan solo un poco de cercania un poco de amor !!

  16. miguel dice:

    Foi com grande surpresa que hoje acordei e me lembrei de pesquizar o nome do meu querido falecido namorado: Jorge william brown. Gostaria de saber como posso adquirir o livro…estou muito interessado em saber o que lá está escrito.
    Conhecemonos em lisboa numa discoteca chamada fragil, e no dia seguinte fui eu que tive a iniciativa de lhe ligar, desde então e até á sua morte ficamos apaixonados logo um pelo outro…ainda cheguei a ir á casa dos pais do jorge em madrid e posso dizer que fui bem recebido!!!
    A morte do jorge foi uma grande perdida pramim, e durante muito tempo estive a recuperar e a sarar essas dor.
    Depois de conhecer o jorge a minha vida mudou, ele ensinou-me muito…eramos os dois pintores, partinhavamos muitas coisas.
    Alguem me pode ajudar? gostaria mesmo de ter o seu livro
    abraços e um obrigado especial ao autor do blog
    Miguel Pires

  17. Miguel Pires dice:

    Fui namorado do jorge durante o seu ultimo ano de vida…
    e gostaria muito Je saber como posso adquirir o seu livro.
    posso dizer que nos amamos muito, que fomos felizes juntos…
    Tambem que uma vez estive em madrid na casa dos pais dele e que fui bem recebido. O desaparecimento do jorge foi uma grande perdida pra mim…
    Alguem me pode ajudar a encontrar esse livro?
    desde já agradecimentos meus ao autor deste blog
    abraços
    Miguel Pires

  18. ingrid cardona dice:

    hola a todos…
    os digo que la lectura no va conmigo , pero cuando vi a sofia una vez en la tele promocionando y contando la historia de JORGE me impresionó mucho de lo que se trataba el libro y decidí leerlo….Pero era imposible encontrarlo en los fnac , en las bibliotecas etc.. al final un amigo me lo regalo de cumpleaños y me dió mucha alegría el saber que ya lo tenía…
    empezé a leerlo y no paraba es tan bueno que te engancha en cuanto empieces con el …… Ya lo terminé!
    me fascinó y me lo estoy vuelviendo a leer
    es una historia muy dura con la cual en muchas veces me he sentido identificada con jorge , me hubiese gustado mucho que estuviera vivo!!!!!!!!!!!
    Sofía te felicito por este libro y muchas gracias por publicarlo!
    un abrazo desde barcelona 😉

  19. Sofía Pereira dice:

    Hola a todos:

    Quería anunciar a los amigos de Jorge Brown, cuya vida se recoge en el libro: El silencio hecho palabra, que su blog acaba de inaugurarse. Allí iremos poniendo fotos, escritos inéditos, poemas, comentarios de los lectores, sus cuadros y todo lo relativo a su corta pero intensa vida.
    Os agradezco a todos los que habéis leído su libro, el cariño que le habéis mostrado

    Sofía Pereira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s