Responsabilidad de los Católicos


El pasado mes de marzo hice dos comentarios a los escándalos sexuales que están siendo denunciados ahora, pero cometidos persistentemente durante la segunda mitad del siglo pasado en un amplio espacio geográfico. La brevedad necesaria de estos artículos no permiten abarcar muchos de los múltiples aspectos que los hechos denunciados presentan, y es por ello que sin querer ser monocorde vuelvo sobre este asunto, con algunos aspectos que creo no traté anteriormente

En primer lugar, que el hecho que tales denuncias se produzcan ahora y no en el tiempo en que ocurrieron, se debe fundamentalmente al progreso moral, que se ha dado en las sociedades occidentales, en dos aspectos, la asunción generalizada de los “derechos humanos” que ha dado lugar a un estado de opinión, donde las victimas han podido vivir y comprender su situación como tales victimas, y en consecuencia estar en situación real de ejercer el derecho a acusar por los abusos recibidos, sin estar limitados por la autoridad moral que se asignan los abusadores y las organizaciones que los respaldan, y en segundo término, hacerlo en una Sociedad que no dudan va a permitir dichas denuncias y va respaldar su difícil y muy valiente actitud.

Otra consideración que quiero hacer, se refiere a la responsabilidad, que tiene toda la Sociedad en el tratamiento y resolución de estos problemas y en especial a la necesidad inequívoca de tratarlos dentro de las leyes y los sistemas judiciales donde se producen, sin que el hecho de que afecten a miembros de la jerarquía eclesiástica de una religión mayoritaria o no del país en cuestión los deje al margen de sus tribunales y sistemas penales


Y finalmente recojo una frase de un artículo de Sinead O´Connor en El País (7 de abril) “Ha llegado el momento de que en Irlanda separemos nuestra religión de sus supuestos dirigentes” Los católicos de todos los países (también los miembros de otras religiones) no pueden escudarse en que la responsabilidad de estos hechos solo concierne a los actores de los mismos, y las actuaciones son solo cosa de la jerarquía de la iglesia. Creo que los que se consideran miembros de la Iglesia católica, deben asumir su responsabilidad, la iglesia es la reunión de todos los católicos y no solo su jerarquía y por tanto son corresponsables de las actuaciones de esta.

La democracia, y la igualdad de derechos ante la ley no se han logrado por la simple concesión de los gobernantes, sino por una lucha larga y dura de los ciudadanos para elevar la ética y moral de la Sociedad en que vivían. Ha llegado la hora de que los católicos exijan a su iglesia, igualdad entre hombres y mujeres, (sacerdocio femenino) elección de sus dirigentes (párrocos, obispos, papas etc.), derecho a la sexualidad sin distinción de genero u orientación sexual etc.. Estos derechos son indispensables sino quieren que la moral que aseguran practicar no sea una moral anclada en tiempos pasados superados por los conocimientos y avances de las sociedades actuales.

Antonio Moraleda

Grupo LGTB-PSM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s