Piden la horca para personas LGBT en Uganda


A Frank Mugisha, presidente de la ONG Minorías Sexuales de Uganda, no le
es ajeno recibir amenazas debido a su orientación sexual. Sin embargo,
cuando en octubre un periódico sensacionalista ugandés publicó sus datos
personales y pidió que tanto él como otros presuntos homosexuales fueran
ahorcados por “reclutar niños” supo que tenía una larga batalla por
delante —en la calle y en los tribunales—.

Mugisha ha hablado con Amnistía Internacional del efecto que ha tenido el
artículo en su vida, y de la batalla legal emprendida por su organización,
de la que de momento han salido vencedores, para impedir que este
periódico sensacionalista siga incitando al odio y la violencia contra la
comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero e
intersexuales (LGBTI).

El mes pasado, un día “un amigo me dió el periódico y me dijo ‘vaya, eres
uno de los homosexuales más conocidos de Uganda’.”

En la portada de la primera edición del 2 de octubre del periódico
sensacionalista Rolling Stone aparecía el titular “100 fotos de los
homosexuales más importantes de Uganda”, con un subtítulo que decía
“Ahorcadlos”.

Según Mugisha, el artículo del Rolling Stone ha supuesto el intento más
grave hasta la fecha de provocar el pánico entre los gays ugandeses.

En la primera página también se recogían las afirmaciones: “Reclutaremos a
100.000 niños inocentes de aquí al 2012, dicen los homosexuales” y “Los
padres se angustian al irrumpir los homosexuales en las escuelas”.  Entre
este número, y otro publicado el 31 de octubre, se revelaba la identidad
de 117 presuntos homosexuales.
“Cuando leí el titular que rezaba ‘ahorcadlos’ y que luego dijeran que
hemos salido a la calle a reclutar niños, me preocupó que la sociedad
ugandesa leyese ese tipo de informaciones y cuál sería su reacción al
leerlo.”

“Dos días después de que el periódico hubiese salido a la calle, sufrí
acoso en mi barrio, acompañado de insultos. Casi todas las personas que se
citaban en el periódico han sufrido acoso, y algunas han sido agredidas.”

“El acoso se produce a través de llamadas telefónicas, o de personas en la
calle, vecinos, que les preguntan por qué reclutan niños y les dicen que
‘en los periódicos piden que os ahorquen, y nosotros creemos que os lo
merecéis, merecéis que os ahorquen, que os maten’.”

La vivienda de una mujer perteneciente a su organización fue apedreada por
sus propios vecinos.

“Me siento amenazado, siento que ahora debo tener más cuidado que nunca.”

Sin embargo, esta oleada de acoso no ha hecho callar a Mugisha ni a su
organización.  Han llevado al periódico sensacionalista al Tribunal
Superior de Uganda.
El 1 de noviembre el tribunal dictó una medida cautelar contra Rolling
Stone, prohibiéndole publicar más datos personales de presuntos
homosexuales por constituir una invasión de la intimidad. Este mismo mes
se celebrará una vista para estudiar el fondo del asunto.

Según las informaciones difundidas por los medios de comunicación, el
periódico ya ha asegurado que incumplirá la prohibición, afirmando que
seguirá publicando los datos personales de presuntos homosexuales.

La homosexualidad es ilegal en Uganda en virtud de leyes que se remontan a
la época colonial contrarias a las normas internacionales de derechos
humanos. En 2009, en un cambio que resulta alarmante, se presentó un
proyecto de ley contra la homosexualidad para institucionalizar la
discriminación contra las personas a quienes se considere lesbianas, gays,
bisexuales, transgénero e intersexuales. El proyecto de ley aún debe ser
sometido a debate en el Parlamento.

“Toda esta homofobia surge de la ignorancia.  El hecho de que no haya
lugar para el debate, que no haya lugar para el entendimiento, es por lo
que algunos de estos funcionarios del Estado no comprenden las cuestiones
LGBTI.”

La labor de Mugisha sigue adelante, con la celebración, prevista para el
día 23 de noviembre, de una nueva vista contra el periódico ante el
Tribunal Superior. Se muestra optimista por lo que respecta a la vista y
confía en el equipo jurídico de su organización. No obstante, la vida de
activista LGBTI en Uganda se vive tomando precauciones.

“No sé lo que podría ocurrirme en cualquier momento. No sé quién quiere
ahorcarme, no sé quién quiere agredirme. No puedo controlar mi destino.
Pero no puedo volver a encerrarme en el armario —he entregado mi vida al
movimiento, no puedo cambiarlo ahora—.”

“Lo que puedo hacer es seguir luchando y tener mucho cuidado.”

Muchos países africanos criminalizan las relaciones sexuales consentidas
entre personas del mismo sexo. En 2009 se presentó al Parlamento de Uganda
un Anteproyecto de Ley contra la Homosexualidad que establece la pena de
muerte y cadena perpetua para algunos de los delitos.

Algunos países africanos han planteado legislación, o lo están haciendo en
la actualidad, que va más allá y convierte la “promoción de la
homosexualidad” en un delito nuevo y mal definido. Esa legislación puede
utilizarse fácilmente para perseguir a activistas que defienden los
derechos de las personas LGBT.

Amnistía Internacional
11 Noviembre 2010

Apoya a los defensores de los derechos LGBT en África firmando esta acción.
http://www.amnesty.org/es/appeals-for-action/apoya-defensores-derechos-lgbt-africa

Gracias por tu ayuda en la defensa de los derechos humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s