Ser Mayor LGTB o Fundación 26de Diciembre

Salimos por los tornos de la Estación de Cercanías de Atocha. No nos conocíamos, sólo contacto vía email. Yo le envié una foto mía y de mi mujer para que nos reconociera. Y así fue. ÉL -Federico- junto con su amigo José María, acudieron a nuestro encuentro.

Nos saludamos, fuimos a una cafetería y mientras consumíamos nuestras bebidas, compartimos unas horas para conocer el maravilloso proyecto en el que “La Fundación 26 de Diciembre” está trabajando. Fueron unas horas en las que conectamos los interlocutores, hablamos desde el corazón, y se produjo un estado de bienestar, de disfrutar de la compañía. Por esa conexión, empatía, un “nos conocemos desde siempre”, y el entusiasmo con que nos presentaron el proyecto, nos ha hecho creer en él, y por ello escribo este artículo.

“La Fundación 26 de Diciembre” nace en conmemoración al 26 de diciembre de 1978, cuando se modificó la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social. Dicha ley del código penal español,  aprobada por el régimen franquista el 5 de agosto de 1970, que sustituyó a la antigua Ley de Vagos y Maleantes que controlaba todos los elementos considerados antisociales de 1933, incluía a aquellos que practicaban la mendicidad, la homosexualidad, el vandalismo, el tráfico y consumo de drogas, la venta de pornografía, prostitución y proxenetismo, inmigrantes ilegales y a cualquiera que fuera considerado peligroso socialmente por el régimen.

La sociedad en esta época, era una sociedad marcada por la heteronormatividad y rechazaba la diversidad sexual condenándola. Los jóvenes de entonces, son los mayores de ahora. Mayores con una vida marcada por la persecución y la represión al pertenecer a la minoría LGTB. Muchas de esas personas se volvieron invisibles por dicha represión y siguen sin atreverse a salir del armario. Otras, que tras un gran esfuerzo y lucha, lograron salir del mismo, ahora tienen que regresar a él, porque en las instituciones como residencias de mayores no les permiten vivir su orientación sexual en libertad.

Se han dado casos de parejas de gays a los que no se les permite compartir habitación. Incluso se ha realizado un estudio sobre homosexualidad en las residencias y son los trabajadores los que refieren que no hay homosexuales en la residencia, sin pararse a pensar que no es que no los haya, sino que se invisibilizan para no continuar sufriendo rechazo, estigmatización o burla.  A esto se añade, que muchas de ellas han sido rechazadas por su familia, o tampoco han podido constituir una nueva, teniendo que vivir en la soledad y el silencio, escondidos sin poder gritar al viento que a quien amaban era una persona de su mismo sexo. Y si estuvieron discriminadas por su orientación sexual, ahora son discriminadas a su vez por la edad. Como ya sabemos, la sociedad alaba la belleza, la juventud, el culto al cuerpo, y rechaza por tanto la vejez.

“La Fundación 26 de Diciembre” es sensible a esta problemática, y en sus objetivos está la salvaguardia de la dignidad y del respeto a las lesbianas, los gays, los transexuales y los bisexuales en la vejez.  Por ello Eduardo Mendicutti refiere que “La Fundación 26 de Diciembre”, es una apuesta por el bienestar, sin restricciones ni cortapisas, de nuestras mayores.

Con este planteamiento la “Fundación 26 de Diciembre “, decide elaborar un proyecto social para mayores LGTB  Algo similar a lo que existe en Estados Unidos  como “Fountaingrove Lodge – LGBT Retirement Community”. Dicho proyecto es tipo resort, para sociabilización y recreación de los mayores que residan en él. Ofrecerá unas 100 viviendas con todo tipo de servicios y comodidades (biblioteca, sala de conferencias, salón de actos, servicio médico, restaurante, gimnasio, peluquería, piscina…). Con espacios comunes para entablar conversaciones, realizar actividades y no sentirse solo, pero con la independencia de tener tu propia casa. Mientras las viviendas son para personas lgtb, los servicios no son cerrados y exclusivos para usuarios de la zona residencial, sino que está abierto para cualquier persona que desee acudir a ellos.

Esto no pretende crear un ghetto, sino que las personas mayores lgtb no se sientan discriminadas en un ambiente heterosexista. Ojalá llegue el día en que la lgtbfobia desaparezca. Ojalá llegue el día en el que podamos todas y todos los mayores, compartir espacios, compartir experiencias, compartir la vida, donde la diversidad sea algo aceptado, respetado, y por tanto no sean necesarios estos centros residenciales.

Yo como persona que pertenece al colectivo LGTB, y a su vez geriatra que he trabajado en residencias de ancianos de la CAM, tanto privadas, como concertadas y públicas, hacía tiempo que rondaba en mi cabeza la necesidad de residencias de mayores para personas lgtb. Sobre todo en la fase vital de la dependencia, en la que por carecer de familia o porque les rechazaron en su día, no tienen cuidadores cercanos. Al escuchar esta propuesta, no puedo más que agradecer a esta Fundación el entusiasmo que están poniendo para el desarrollo de este proyecto, y desearles que todos los pasos que les queda por dar, se cumplan sin obstáculos, y podamos ver finalizado y en marcha este proyecto.

Male Navarro Hevia

Grupo LGTB PSM-PSOE

Anuncios

2 thoughts on “Ser Mayor LGTB o Fundación 26de Diciembre

  1. Marta dice:

    Enhorabuena por la iniciativa. Toda propuesta que permita sostener la dignidad de una persona en cualquier etapa de su vida debe ser apoyada y aplaudida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s